Tour - Catarata la Paz, Laguna de Hule

La laguna Hule es, quizás, una de las más hermosas del país y el refugio de vida silvestre en donde se ubica uno de los lugares de elevado potencial turístico, tanto por su belleza escénica como por la abundancia y la diversidad biológica presente en el bosque que la rodea. El turista que llega por primera vez al mirador, cuando el sol resplandece, se queda pasmado ante tanta belleza reunida en un sector aún desconocido para la mayoría de los costarricenses. La laguna de Hule es la de mayor tamaño, seguida por la del Congo; el sitio que las lagunas ocupan, fue un volcán que provocó una explosión dando paso a una caldera y posteriormente un pequeño cono volcánico rodeado de agua. Las lagunas se encuentran rodeadas de un bosque lluvioso primario, siempre verde, el cual es rico en árboles de gran tamaño, helechos, palmeras y epifitas.

Sus orillas poco profundas han favorecido el desarrollo de gran cantidad de macrófitas acuáticas y en sus aguas abundan los guapotes. En los alrededores son comunes los armadillos, los cariblancos y los congos, las nutrias en ciertos ríos cercanos y al menos 170 especies de aves (25% del total identificadas en Costa Rica). Uno que otro pato salvaje suele romper la monotonía del silencio en su vuelo fugaz y de sonoros aleteos. Otras especies representativas de la zona son las mariposas y los murciélagos, de los cuales se han identificado 60 y 24 especies, respectivamente. Dada la belleza congénita de este paisaje volcánico sin igual, hoy constituye un área protegida denominada Refugio (Mixto) Nacional de Vida Silvestre Bosque Alegre.